Implantes dentales: problemas y complicaciones

15 julio, 2015

La falta de alguna pieza de la dentadura causa siempre problemas —en mayor o menor medida— que son fáciles de evitar con un implante.

Cuando se realizan en una buena clínica —para que los implantes dentales no den problemas— nos proporcionan, entre otros, los siguientes beneficios: sonreír sin temor, disfrutar del placer de la comida como antes, besar con naturalidad, evitar posibles arrugas en algunas partes de la cara, y una mejora estética en general. Todo ello, claro está, mientras estas delicadas intervenciones sean realizadas por profesionales que conozcan bien la importancia de reducir riesgos y evitar que los implantes dentales den complicaciones.

En el ámbito de las clínicas especializadas se consigue un éxito superior al 96% en la integración de implantes dentales, porcentaje que cae drásticamente cuando no se recurre a profesionales reconocidos, que son la causa de la mayoría de los casos en que se producen complicaciones.

 

Implantes dentales: problemas

Entre los problemas que los implantes dentales pueden producir —y tanto más si están defectuosamente realizados en una clínica sin las debidas garantías— se encuentran: mala cicatrización, rechazo del implante, fractura de la pieza, etc.

Todas estas complicaciones, en caso de que surjan, son atendidas en las buenas clínicas dentales, en las que se realiza un seguimiento posterior a la intervención y una atención inmediata que resuelve la mayoría de los problemas que se puedan originar.

 

Implantes dentales: evitar complicaciones

La técnica de los implantes dentales avanza continuamente, produciéndose mejoras que las buenas clínicas incorporan con prontitud, permitiendo así que sus clientes se beneficien de la mejor tecnología y eviten tratamientos obsoletos que se ofrecen en clínicas con menor reputación.

Las clínicas más reconocidas son las que saben ofrecer un tratamiento personalizado, una solución a medida para cada cliente, conscientes de que cada persona es única y que cada caso requiere un tratamiento quirúrgico individualizado, evitando en todo lo posible problemas y complicaciones. Este es el ejemplo de Barcelona Sonríe, donde contamos con un equipo muy cualificado, ¡visítanos!