Al mantener una adecuada limpieza bucal ciertamente el beneficio es múltiple, ya que no solo ganáis en vuestra apariencia sino también en actividades cotidianas como es al momento de la masticación de los alimentos.

Cuando se habla de una buena limpieza debéis tomar en cuenta que esto implica una boca que se ve bien y que está libre de malos olores, pero además goza de buena salud ya que no presenta síntomas o problemas como enrojecimiento de las encías.

Para que logréis una adecuada limpieza bucal es recomendable observar el cumplimiento oportuno de algunos consejos como son: el realizar siempre un correcto cepillado tanto en la parte interior como exterior de la pieza dental sin dejar de limpiar también la lengua con movimientos cortos, y cambiar el cepillo preferiblemente cada 3 meses.

Otro aspecto importante que no debéis olvidar es el uso del hilo dental que facilita una buena limpieza de aquellas zonas difíciles y ubicadas entre los dientes, para ello debéis cortar aproximadamente 45 cms del hilo y enrollarlos en el dedo índice para sujetarlo luego con los pulgares.

Por otro lado, el enjuague bucal tiene una gran importancia para colaborar con la protección dental ya que es una gran ayuda para mantener controlado el nivel de gérmenes en la boca, contribuyendo de esta manera a eliminar el sarro y desinfectar los rincones más complicados.

Adicionalmente, para que podáis gozar de una completa limpieza bucal es indispensable visitar al dentista periódicamente, como mínimo 1 vez al año, debido a que aquello os permitirá realizar un apropiado seguimiento para prevenir infecciones u otras enfermedades. Por último, debéis tener cuidado con la ingesta excesiva de azucares ya que su efecto es perjudicial para la salud dental.

Solicita información sin compromiso

Acepto la política de Privacidad


¡Vuelve a sonreír desde el inicio de tu tratamiento hasta siempre!