Las encías: ¡La base de toda nuestra boca!